Vinos

Los vinos de Señorío de Lanciego expresan la esencia y la autenticidad de nuestros viñedos y terruños.

“Entendemos el viñedo como un ser vivo”

Lo que distingue a los vinos de Señorío de Lanciego, que elaboramos en nuestra bodega familiar, es la forma de cultivar,  la forma de trabajar el suelo y de entender el viñedo como un ser vivo.

En un tiempo en el que los estándares de calidad del vino se van uniformando cada vez más bajo la presión de la globalización, los vinos de nuestros viñedos familiares  y los vinos de parcela representan la alternativa más valiosa para preservar y defender la singularidad del terruño, la diversidad y las señas de identidad propias de cada territorio.

“Vinos elaborados respetando el medio ambiente”

Nuestro objetivo es elaborar vinos respetando el medio ambiente y respetando los ciclos naturales de la tierra y los viñedos. Queremos que nuestros vinos expresen la esencia y la autenticidad del terruño.

“El vino de cada parcela es único”

Porque en este tipo de vinos se resumen las características únicas que atesoran aquellos viñedos que, gracias a las condiciones de un microclima particular, la composición del suelo, la adaptación de las variedades de uva a al medio y la labor que desarrollan en ese terreno los viticultores, permiten obtener una materia prima que se distingue no sólo del resto de la producción de la región, sino incluso de la uva que se cultiva en la parcela vecina.

“Ponemos el foco en la riqueza de cada parcela”

En Bodegas Blanco Pérez de Azpillaga hemos puesto el foco en la riqueza de nuestras parcelas que cuentan con viñedos de hasta 70 años de antiguedad, auténticos tesoros que definen la grandeza de los mejores viñedos del mundo, para elaborar vinos de carácter muy diferenciado, como los que presentamos con Señorío de Lanciego.

¿Necesitas más información?

Estamos a tu disposición

Contactar